Adicciones

Además de la adicción a la cocaína y al juego, ya citadas en otros apartados, existen otro tipo de adicciones: al tabaco, al trabajo, al alcohol, a una determinada persona, a los dulces, al gimnasio o al deporte... pero evidentemente no todas son igual de perjudiciales. Pero en todo caso toda adicción representa una necesidad de la persona por llenar un vacío, calmar la ansiedad, o evitar caer en una depresión que amenaza desde hace tiempo, y de esta manera, teniendo “la mente” distraída se puede retrasar ese problema que permanece en estado de latencia. Lo que ocurre es que, a medida que el problema de fondo queda sin resolver y pasa el tiempo, la cuestión se hace más grave. Para salir de una adicción son necesarias varias condiciones:

1-La persona debe ser consciente que tiene un problema.

2-Debe querer superarlo.

3-Hay que explorar qué sucede en su vida para haber llegado a esa situación.

4-Empezar a plantear un cambio de hábitos unido, y como consecuencia, de un desarrollo y potenciación de su personalidad.

Una adicción se puede superar, siempre y cuando podamos reconvertir los circuitos neuronales atrapados en ese proceso repetitivo en potenciales recursos de expansión biosocial.

Damián Ruiz
www.eoriocc.com